Creencias Limitantes

Por: Jennifer Kelly

No soy bueno para esto. 

No soy capaz de hacerlo. 

Soy torpe, nada me sale bien. 

Eso es muy difícil para mí.

Es imposible.

No puedo. 

Soy un desastre.

Nunca voy a lograrlo…

Pensar negativamente sobre lo que somos o creemos ser es algo que seguramente hemos hecho todos alguna vez. Pero si alimentamos día a día a nuestro cerebro con este tipo de frases y pensamientos, lo único que logramos es paralizarnos y estancarnos. Sin salir de este patrón podemos dar círculos en una misma retórica y pensar que simplemente no podemos nos limita.

Las creencias que tenemos o hemos adoptado a lo largo de nuestra vida nos dicen mucho sobre la percepción que tenemos de nosotros mismos y de nuestro entorno. Recientemente, estoy llevando en mi terapia un cuestionamiento sobre todas las creencias que he heredado y adoptado en mi vida. He descubierto hasta el momento ¡más de cincuenta! ¡Vaya que me he limitado! Pero según me explicaba mi psicóloga las creencias están para cuestionarlas, porque son ideas, pensamientos que afirmamos como verdaderos sin haber comprobado su veracidad. Y lo que sucede es que lo vamos reproduciéndo de forma automática.  

Las creencias a veces pueden ser positivas, neutras o negativas. Pero lo que quiero resaltar son esas creencias limitantes que le he puesto la etiqueta de negativas y no nos dejan crecer; porque nos limitan, nos bloquean y nos impiden realmente conseguir aquello que queremos. Lo triste es que a veces no somos conscientes de ello. Ahora las veo como obstáculos que tenemos que vencer en la consecución de nuestros objetivos, metas y sueños. 

Lo que más me hizo ruido es que las creencias también se heredan, y se perpetúan en el tiempo o en la sociedad, y si no somos conscientes de su limitación en nuestra existencia  las pasaremos a nuestros hijos. Creo que cuando uno se vuelve responsable de un cambio positivo en la vida, necesitamos llegar a estos espacios y ser las personas que cambien y que den un reset. Así la siguiente generación pueda vivir más libre, sin tantas limitaciones, miedos y obstáculos. 

“Muchas creencias limitantes tienen su origen en la infancia, de ahí la importancia de generar en los más pequeños ideas potenciadoras que impulsen a avanzar y superar dificultades”

Si nosotros creemos que no podemos, el cerebro ya nos predispone para eso. En el fondo también hay una gran parte de miedo, mas si nuestra imaginación es creativa nos pasamos esas películas mentales y visualizamos un futuro catastrófico, pensando en todo lo que nos va a ir mal en vez de todo lo que puede ir bien.

No es raro que un pensamiento pesimista nos impida seguir nuestras ambiciones; pero al final lo que quiero es compartirte el camino que hoy en día estoy llevando para que en la práctica podamos superarlas.

Empecemos…

Lo primero es llevar un diario, para anotar todas las creencias que tienes y eso tomará tiempo. Puedes pensar que las tienes todas y continuamente regresaras a tu cuaderno para anotar una más. Y esta bien no pasa nada, al contrario estamos haciendo consciencia de que existen. Yo continuamente regreso a mi cuaderno.

Luego cada creencia limitante que encuentres, puedes pasarla a positiva y darle un tiempo de enfoque hasta sentir que ha dejado de ser limitante. Esto te puede tomar días, semanas o meses. No te enfoques en el tiempo, lo importante es que ya la tienes presente. Superar todas  las creencias limitantes en un trabajo constante. Las formas para que hagas tu trabajo interior son infinitas, y seguramente encontrarás las que te hagan sentir más a gusto. Eso sí, debemos mantener nuestro corazón abierto para nuevas posibilidades y sobre todo confíar en nuestra intuición. 

Aparte del journaling algo que estoy realizando y practicando es la meditación. Esto nos ayuda a relajar la mente y bajar los niveles de ansiedad para lograr una mejor conexión con nuestro interior. La meditación aporta muchos beneficios y nos ancla en el presente y ese beneficio para mi me separa del ayer que no existe y no puedo cambiar y del futuro que es incierto y que no ha llegado. 

Otro tip es el hacer ejercicios. Es importante para la salud de manera general pues los desafíos de estar haciendo algo que tal vez te saque del sofá y comodidad de tu cama ayudan a ganar autoconfianza, a superarnos y a bajar el ruido y parloteo mental. Además de generar un bienestar físico y emocional.  

Además hoy en día existen muchas terapias no solo la psicológica, sino alternativas para indagar y profundizar en ese viaje hacia nuestro interior; como las constelaciones familiares, terapias florales, el estudio del Árbol de la Vida y sus Senderos, Numerología, Astrología y nuestra Carta Natal, etc. Estas terapias de autoconocimiento nos permitirán encontrar y trabajar las causas de nuestras creencias limitantes. Realizar un viaje hacia nuestro interior requiere mucha valentía, pero los frutos que podemos obtener son invaluables, logramos un equilibrio emocional, mental, físico y espiritual que nos acercan a ser la mejor versión posible que podemos desarrollar y conocer. 

En conclusión, para trabajar y superar las creencias limitantes y aprovechar todo nuestro potencial es necesario que salgamos de nuestra zona de confort y  desafiemos. Pregúntate: “¿Qué es real de todo lo que pienso y creo?”.

“Debemos hacernos un sendero a través de nuestras vivencias.”

Seguramente nos fortaleceremos y poco a poco iremos tirando las piedras que inconscientemente le echamos a nuestra mochila que hemos equipado con inseguridades, dudas, miedos al fracaso y frustraciones.

No es de a golpe, pero esta es la magia de vivir una vida plena y con propósitos. 

Con amor, Jennifer.

Deja un comentario

Create a website or blog at WordPress.com

Up ↑

A %d blogueros les gusta esto: